Spanish Spanish

OBJETIVO ESTRATÉGICO

Objetivo aprobado por la CE 2017 Promover el desarrollo de políticas integrales que consideren la relación entre vivienda y desarrollo urbano para construir ciudades y asentamientos  humanos que cumplan su función social, económica y ambiental, favoreciendo la gestión sostenible del suelo, la consolidación de ciudades compactas y resilientes que integren aspectos de movilidad, gestión ambiental y servicios para toda la población.

 

LOGROS DESTACADOS 

De acuerdo al informe de BCIE: Con los recursos de México, se han logrado gestionar 56 desembolsos a través de 13 instituciones, canalizando un monto de US$59, 558,741.66 y beneficiando a un total de 7,939 hogares de bajos ingresos que ahora cuentan con una vivienda más digna.

 

CONTEXTO

De acuerdo con datos del Consejo Centroamericano de Vivienda y Asentamientos Humanos (CCVAH), la población de la región centroamericana corresponde al 8% de Latinoamérica y el Caribe y posee un déficit habitacional de 4.8 millones de viviendas; es decir, aproximadamente el 10% del déficit en vivienda de Latinoamérica y el Caribe.

A través del Programa para el Desarrollo de Vivienda Social en Centroamérica se busca ayudar a los países de la región a atender el rezago habitacional en Mesoamérica.

Para el desarrollo del Programa, el gobierno de México puso a disposición del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) $33 mdd reembolsables con recursos del Acuerdo de San José: $ 250 mil dólares se destinaron para asistencia técnica y el resto para otorgar garantías y micro financiamiento a través del BCIE como banca de segundo piso.

La ejecución del Programa por parte de Centroamérica estuvo a cargo del BCIE; y por el Gobierno de México a cargo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI).

Los países beneficiarios del Programa fueron Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

     

 

AVANCES 

Asistencia Técnica para desarrollar capacidades institucionales: consistió en el intercambio de experiencias entre la SHF de México y el BCIE para el diseño del Programa, con lo cual el Banco desarrolló los productos financieros para otorgar garantías y créditos de largo plazo, a través de:

 

  • Pasantía en la SHF para conocer la experiencia del modelo mexicano del 24 al 26 de julio de 2007.
  • “Encuentro Centroamericano para la Vivienda Social” celebrado el 25 de octubre de 2007 en la sede del BCIE en Tegucigalpa, Honduras, con una audiencia de 301 personas.
  • Talleres de capacitación en cada uno de los 5 países fundadores, del 5 al 9 noviembre de 2007, con una asistencia total de 150 participantes (30 por cada país).

Financiamiento para la adquisición, mantenimiento, mejoramiento y ampliación de viviendas: el BCIE estableció un Programa de Intermediación Financiera para la Vivienda Social, que incluye un Subprograma para el uso de los recursos otorgados por el Gobierno de México.

 

VISIÓN A FUTURO

  • Consolidar el mecanismo de financiamiento del Programa para el Desarrollo de Vivienda Social en Centroamérica, a través de una agenda conjunta con el Consejo Centroamericano de Vivienda y Asentamientos Humanos (CCVAH) para la instrumentación de una agenda conjunta que promueva las mejores prácticas y el fortalecimiento institucional en materia de desarrollo urbano y vivienda social sostenible en Mesoamérica.
  • Emprender acciones encaminadas a garantizar la plena realización del derecho a una vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado, como ha quedado establecido en la Nueva Agenda Urbana adoptada en Quito en 2016, documento que junto con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible orientan las acciones a favor de las personas, priorizando la inclusión para asegurar que nadie se quede atrás.
  • Promover el desarrollo de políticas integrales que consideren la indisociable relación entre vivienda y desarrollo urbano para construir ciudades y asentamientos humanos que cumplan su función social, económica y ambiental, favoreciendo la gestión sostenible del suelo, la consolidación de ciudades compactas y resilientes que integren aspectos de movilidad, gestión ambiental y servicios para toda la población.